EMULA MARYBEL A AMLO// IMPERDIBLE: Rafael Martínez Cristo

0
98

Imperdible

Rafael Martínez Cristo

Hace unos días, la senadora Marybel Villegas Canché convocó a conferencia de prensa para dar a conocer el avance de su consulta a fin de terminar con la concesión del servicio de agua potable en manos de Aguakán. Sin embargo, la realidad es que su interés por este evento fue patentizar tres asuntos:

1.- Claro, está primero informar sobre los resultados de la recolección de firmas de ciudadanos en contra de la empresa concesionaria, como lo señalamos en el párrafo anterior.

2.- También aprovechó la presencia de los medios para destapar abiertamente su legítima aspiración a contender por la presidencia municipal de Benito Juárez.

3.- Y finalmente para emular al presidente Andrés Manuel López Obrador, con la presencia de simpatizantes (algunos les llaman acarreados), quienes no dejaron de gritar consignas a favor de la senadora, terminando en una lamentable escena.

Sin embargo, lo que nos parece sucio, deleznable, es que, en su afán de imitar al presidente, la senadora montó un teatro para agraviar a los invitados, a los periodistas.

Marybel Villegas debe saber (y de hecho lo sabe) que al citar a los representantes de los medios de comunicación, éstos no se quedarán sólo con su versión y que será cuestionada. Pero la sensibilidad de la legisladora no lo soportó y “estalló” al preguntarle si su trabajo contra Aguakán y su destape hecho minutos antes pudieran tomarse como actos anticipados de campaña. La legisladora se hizo la ofendida y terminó de tajo con la conferencia.

La senadora se levantó “muy ofuscada” y se retiró del lugar, no sin antes ser interceptada por los reporteros, quienes aún lograron hacerle un par de preguntas más, al tiempo en que una persona vestida de representante de los medios hizo como que discutía con un simpatizante de Marybel, por lo cual la docena de acarreados ahí presentes se le fueron “encima”, gritándole la típica agresión a la prensa: “¡Chayotero, chayotero”.

Esta persona, que vestía un chaleco negro con la leyenda en el dorsal “Descontento Ciudadano”, salió del lugar vituperado, expulsado por los llamados “Chairos”.

Sin embargo, y aquí entra lo más grave de la escena, fuentes aseguran que todo se trató de un show y que ese “reportero” en realidad representa a un medio afín a Marybel, lo cual -de ser cierto- permite suponer que todo fue montado, que fue planeado.

¿Para eso convoca la senadora a los medios? ¿Para insultarlos? ¿Para manchar su imagen? ¿Para emular a su presidente? ¿Pretende ganar adeptos a costa de la prensa, que no hizo otra cosa más que amablemente asistir a su conferencia y cuestionar?

¿En verdad Marybel no cae en actos anticipados de campaña?

La legisladora debe entender que los reporteros cumplen así con las funciones que les corresponde, mas no así ella, como senadora.

Y es que por más que se cobije en el hecho de que no ha solicitado el voto, lo cierto es que hoy Villegas Canché es senadora de la República y como tal no le corresponde pedir firmas contra Aguakán, en Cancún; ni recorrer sus calles, ni tocar puertas, ni dar el banderazo de obras y menos aún, destapar sus ambiciones políticas.

Su labor, por la cual fue electa, es trabajar allá, en el centro del país y velar por asuntos de índole federal, y aunque Quintana Roo sea un estado federado, no lo es un municipio, es decir, en todo caso, Marybel tendría que recorrer los 11 municipios y no sólo Benito Juárez, para atender cuestiones que atañen a la federación, no a la localidad.

A la senadora no le corresponde juntar firmas para combatir a Aguakán, en una acción muy trillada de quienes pretenden hacer política y ganar adeptos. En todo caso, la legisladora tendría que exigir en tribuna al presidente Andrés Manuel López Obrador que cumpla con su palabra y elimine la privatización del agua potable, como lo prometió. Pero no, eso sería una blasfemia.

Marybel inició su “campaña” atacando directamente al gobernador Carlos Joaquín, acusándolo de “cacique”, cuestionándolo por diversas acciones y por la falta de gobierno. Más tarde, la senadora fumó la pipa de la paz con el mandatario, y fue entonces que cambió su discurso para arremeter contra la empresa del agua potable, claro, sabiendo del gran rechazo social hacia ésta.

Y no sólo eso, ahora también agravia, denuesta a los comunicadores, usando un arma que en su momento le funcionó al presidente…pero que más temprano que tarde, le estallará en la cara.

Así no Marybel, no confundas las legítimas aspiraciones con la voraz ambición política, con la busca del poder por el poder… no por la gente. No caigas en la tentadora misión de decirle a la gente lo que quiere escuchar -como AMLO-, mejor ponte a trabajar.

Veremos…