CHARLIE Y EL DILEMA POR CANCÚN// ZONA CRÍTICA Por Rafael Martínez Cristo

0
867

Por Rafael Martínez Cristo

El gobernador Carlos Joaquín no logra encontrarle la cuadratura al círculo, se le ha hecho bolas el engrudo y al cinco para las 12 pretende dar con el iluminado que garantice al PAN-PRD-MC el triunfo en Cancún.

Y es que está consciente que gobernar Quintana Roo sin Cancún de su lado, sin el presidente municipal como aliado, es casi como andar sin pies ni cabeza. Se le ha metido el tiempo por dedicarle alma, cuerpo y corazón al “Caso Borge” durante su primer año y pico de gobierno, y ahora pretende resolverlo con todo apremio.

El crucigrama no es nada sencillo. Se trata de arrebatar a como dé lugar el gobierno de Benito Juárez al PRI-Verde-Panal y más concretamente impedir la reelección de Remberto Estrada Barba, quien ha demostrado cierta docilidad, pero no sometimiento; reconoce jerarquías, pero no entrega las riendas. Y lo peor, es que el pevemista está bien posicionado en el ánimo de la población, pese a los intentos fallidos de desprestigiarlo.

Por ello, Carlos Joaquín ofreció la candidatura,  de puertas abiertas, a la locutora Mara Lezama, y se le cebó. No contaba con que la conductora radiofónica es leal a su patrón, Gastón Alegre, quien a su vez mantiene una estrecha amistad con Andrés Manuel López Obrador.

Esto, aunado a que el Peje le garantiza un mayor arrastre a la hora de los votos, fue el motivo por que Lezama decidió decir a Carlos: “Nones”, por más gobernador que éste sea.

Es así que hoy el mandatario se encuentra en la disyuntiva de ungir como candidato a otro político bien posicionado como lo es José Luis “Chanito” Toledo o al hijo de Salvador Ramos, un tal Emiliano, con quien tendría garantizada, pero una contundente derrota. Y él Lo sabe…

Chanito le suena bien, incluso al parecer llevan una tersa relación, pero hay un detalle sumamente espinoso: ¿Cómo entregar la candidatura del PRD-PAN a quien fue el “delfín” de Roberto Borge? ¿Cómo justificar que en todo este tiempo ha perseguido y encarcelado a borgistas y hasta ha despedido a todo aquel que tenga un ligero tufo al ex gobernador, como para finalmente ungir a quien fue su “consen”? ¿Cómo darle esa cucharada a los panistas y perredistas de cepa?

José Luis Toledo sería para Carlos Joaquín ir en contra de él mismo y de todo lo que ha pregonado.

Y en medio de toda esta maraña, el gobernador ya tomó la decisión de prorrogar el fallo hasta el 11 de febrero, quizá en espera de algún milagro, de algún iluminado, luego de que el tal “Cachorro”, nomás no fue chicle ni pegó.

Lo cierto es que hasta hoy, Carlos Joaquín tiene de dos sopas ante un Remberto que no se cuadra ante él y una Mara que abanderará al político que lo llamó “ratero”: Chanito que lo pondría en evidencia o Emiliano que le garantiza la derrota.

Problema digno para “La Araña”.

Por cierto ¿Dónde está aquel súper asesor que logró la mayoría en el Congreso? Ah sí… en otra derrota segura.