AGENCIA SIM

Chetumal.- Un centenar de campesinos afiliados a la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) “tomó” esta mañana la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), por la negativa de la autoridad a liberar más de 4 millones de pesos en apoyos para familias de tres municipios.

Regina Maldonado Reyes, dirigente estatal de esta asociación, explicó que se trata de un movimiento nacional, en el que se han tomado todas las delegaciones de la Sedesol en los estados, pues por indicaciones de las oficinas centrales no han habilitado la plataforma de registro en el Sistema de Focalización de Desarrollo (Sifode), pese a que las ventanillas para solicitar apoyos cierran el miércoles.

“No las abrirán por reglas de operación a modo, y sin ellas, no llegarán los recursos”, acusó la activista.

En Quintana Roo, hay 10 grupos, compuestos de unas 50 familias en total de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, los que están siendo excluidos de cerca de 4 millones 400 mil pesos en apoyos para actividades apícolas, avícolas y porcinas. Por ser año electoral, la UNTA sabe que de no recibir recursos ahora, no los tendrán en todo el año.

“Se viene un proceso electoral en el que se desviarán los recursos para las campañas; eso todos lo sabemos”, declaró Maldonado Reyes.

A nivel nacional, se instaló una mesa de diálogo entre la UNTA y el Gobierno Federal, pero al contar con sólo tres días, se decidió en reunión de consejo tomar todas las delegaciones de la Sedesol, como medida de presión.

“Es situación crítica”, explicó la dirigente.