SE CAE EL TURISMO// La baja ocupación echa por la borda el triunfalismo del Gobierno de “El Cambio”; es producto de la inseguridad y la alerta de EU, ambos minimizados

0
467

LPQR

 

Luego de que el Gobierno de “El Cambio” trató de minimizar la alerta de Estados Unidos para que sus visitantes extremen cuidados al viajar a Quintana Roo y de dar a conocer cifras triunfalistas en turismo, hoy los destinos de esta entidad padecen la peor crisis turística en los últimos cuatro años, con expectativas poco halagüeñas para el invierno.

Poco o nada logró el gobernador Carlos Joaquín González con su –también triunfalista- gira por la Unión Americana, toda vez que el principal mercado turístico de Quintana Roo empieza a mostrar su mala cara, debido a la incontrolable inseguridad que prevalece, especialmente en Cancún, en donde se reportan 140 homicidios en lo que va del año.

Prueba de ello es el barómetro turístico de la Asociación de Hoteles de Cancún (AHC), el cual registra un promedio de ocupación para principios de octubre apenas por arriba del 50 por ciento, lo que repercute directamente en el sector laboral de esta industria, cuyos trabajadores tendrán nuevamente que aceptar vacaciones forzosas y hasta despidos.

Luego de que en la administración de Roberto Borge se mantuvieron constantes récords anuales en el arribo de turistas, gracias a la promoción y las conexiones aéreas, hoy el Gobierno de “El Cambio” lo echa todo por la borda.

Hoteleros como Abelardo Vara, aseguran que Cancún atraviesa por temporada más baja de los últimos tres años, lo cual es evidentemente uno de los efectos que ha tenido la alerta de viaje emitida por el gobierno de Estados Unidos.

El dirigente hotelero dijo que “por mucho que se pretenda negar la realidad, sí ha habido cancelación de reservaciones hoteleras a raíz del warning emitido por Estados Unidos, lo que disminuirá por mucho las expectativas, al menos en este otoño.

El desplome es más pronunciado respecto de años anteriores, pues según el empresario hotelero, apenas en agosto de este año el registro en afluencia de visitantes situaba a la entidad 9% en promedio arriba de lo presentado hasta ese mismo mes del 2016.

Recordó que en años anteriores, las temporadas de septiembre a noviembre –durante el gobierno de Roberto Borge- cerraban con una ocupación cercana al 70 por ciento, lo cual, cabe decir, no sólo eliminó las llamadas temporadas bajas, sino que además brindó estabilidad laboral y económica a miles de trabajadores que hoy nuevamente ven el desconcierto de hace muchos años.

Y pese a las evidentes repercusiones negativas, El gobierno de “El Cambio” lo niega a través de la secretaria estatal de Turismo, Marisol Vanegas,  quien ha asegurado reiteradamente que el tema de la inseguridad no ha tenido ningún efecto en la industria turística del Caribe mexicano, y muy por el contrario, ha llegado incluso a comentar que el tema de la inseguridad es de percepción y de corte “sentimental”.