Con la ausencia de varios funcionarios en distintos puntos de votación, lo que generó algunos retrasos en la apertura de casillas de distintos municipios, con la colocación de una narcomanta en una escuela donde sería instalada una casilla y con el reparto insuficiente de boletas en Tulum, se lleva a cabo la elección concurrente en Quintana Roo

En la mega casilla de la Región 252 de Cancún, ubicada en la escuela Bicentenario de la Independencia, la mayoría de los funcionarios no acudieron, por lo que se tomó a gente de la fila para cumplir estas funciones.

Ningún funcionario de casilla acudió a la sección 0498, en Villas Otoch, lo que inconformó a quienes están formados en la fila. Con una media hora de atraso, comenzó la copiosa votación en el lugar.

En la Casa de la Cultura, en tanto, la casilla se abrió a tiempo y una gran cantidad de ciudadanos ya han depositado sus sufragios. En el lugar, están varios miembros de los medios de comunicación, pues se espera que aquí sea donde vote la candidata de Morena, Mara Lezama.

En tanto, en el Kilómetro cero de Cancún, donde votará el gobernador Carlos Joaquín González y el presidente municipal, Remberto Estrada, la fila de votantes ya llega a los 30 metros.

Una narcomanta apareció colgada en la escuela Gonzalo Guerrero, ubicada entre las avenidas Niños Héroes y Leona Vicario, cerca de Rancho Viejo. En esta escuela iba a asentarse la casilla se la sección 466, pero no llegaron los funcionarios.

Las personas que hallaron la narcomanta dieron aviso a la Policía, pero señalan que los elementos no respondieron al llamado.

Hasta el mediodía, la casilla no fue instalada.

Y tal como se preveía desde temprano, al juntarse una fila de centenares en la casilla especial, en cuestión de pocas horas se acabaron las boletas asignadas, dejando a miles sin poder ejercer su derecho al voto.

Cada municipio cuenta con su casilla especial, para que gente foránea pueda votar; sin embargo, el Instituto Nacional Electoral (INE) entrega solamente 750, por lo que rápidamente escasean.

Una persona en la fila declaró que encuentra increíble que en un lugar tan turístico no hayan previsto asignar más boletas.

Alejandro Rabilla, también visitante, dijo que había 600 boletas en total, cuando hay más de 3 mil personas vacacionando.

“No sabemos qué hacer; en todo Quintana Roo no hay boletas para foráneos”, aseveró.

Incluso, no descartó que se decida “esconder” estas boletas para después ingresarlas a placer.

“Se presta para malinterpretarse”, dijo.