LPQR

Con 65 ejecuciones en lo que va del año, Cancún reporta un nivel de violencia sin precedente, pese a los esfuerzos de los tres niveles de gobierno que han aumentado el número de policías en las calles.

Apenas el mes pasado, la federación destinó un millar de agentes a la plaza de Cancún, como parte del programa de apoyo a la seguridad de los destinos turísticos; sin embargo esta mayor presencia de agentes no se ha visto reflejado en una disminución de violencia y, por el contrario, los homicidios van en aumento.

Tan sólo en el mes de febrero, esta ciudad contabilizó 27 ejecuciones perpetradas en Cancún, además de las registradas en otras zonas como Playa del Carmen, en donde se reporta una cifra similar si se compara con el número de habitantes.

Ayer fueron encontrados tres cuerpos ejecutados, calcinados, maniatados y amarrados a un árbol al sur de Cancún. Se trata de dos mujeres y un hombre que el 21 de febrero fueron tomados como rehenes en un asalto contra el bar Ríomar de la colonia Tres Reyes.

El 2017 ha sido el año más violento en Cancún con 227 ejecuciones y con un promedio de 0.6 homicidios diario, mientras que en los primeros 59 días de este 2018 la cifra se ha elevado a 1.1 asesinatos al día.

La semana pasada, el gobierno de Alemania emitió una alerta de viaje a Cancún para que sus ciudadanos eviten visitar el centro de la ciudad durante la noche, debido al elevado nivel de violencia que registra.

Y a finales del año pasado, el principal mercado turístico de Cancún, Estados Unidos, también alertó a sus turistas para tener especial cuidado al visitar este destino.

Cabe mencionar que el nivel de impunidad sobre estos actos es superior al 90 por ciento, siendo que Quintana Roo registra uno de los primeros lugares en delitos no esclarecidos a nivel nacional.