Cientos de policías federales y estatales se desplegaron a partir de hoy a lo largo de la zona hotelera de Cancún el operativo de seguridad Neptuno, luego de la balacera protagonizada por sicarios que llegaron a la playa del hotel Riu Cancún a bordo de motos acuáticas para disparar contra vendedores de alpaca.

Estos hechos generaron temor y desesperación entre los bañistas nacionales y extranjeros que corrieron del lugar, y también entre las autoridades estatales conscientes que apenas hace unas semanas Estados Unidos retiró una alerta turística contra Quintana Roo por la explosión de un ferry.

Por ello se tomó la decisión de desplegar el más amplio operativo de prevención de delitos en el punto turístico más importante del país.

Al parecer los vendedores de alpaca, que lograron huir del lugar sin lesión alguna, también se dedican a tirar droga en la zona de playas.

La Secretaría de Seguridad Pública informó que estas acciones de reforzamiento se realizan en el contexto de los hechos atípicos registrados ayer, en que dos personas supuestamente a bordo de motos acuáticas descendieron en la playa frente a un hotel de la zona turística y agredieron con arma de fuego a dos supuestos vendedores de drogas, quienes huyeron ilesos del ataque.

En este operativo participan también la Policía Turística, así como el Ejército y la Marina con patrullajes en la playa, en instalaciones hoteleras y sobre el bulevar Kukulcan.