Cancún.- El precandidato por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para la diputación federal por el III Distrito, Juan Vergara Fernández, previó guerra sucia en su contra en el proceso preelectoral, pero aclaró que él no se prestará a estas formas de hacer política, y aseguró que en caso se ser postulado, realizará una campaña austera.

«Yo no soy de esos yo me dedico a trabajar con mis fortalezas. La guerra sucia no es lo mío. Mi estilo es de palabras, hablar de frente, con honestidad y con propuestas reales», afirmó.

Acompañado por el dirigente estatal del PRD, Jorge Aguilar Osorio y por el secretario general, Carlos Montalbán, el exsecretario de Finanzas en el gobierno de Carlos Joaquín reiteró que dejó todo en orden en esa dependencia, donde se condujo con transparencia y rendición de cuentas.

Resaltó su experiencia de 30 años en temas fiscales y contables, los que utilizó en la Sefiplan para tomar decisiones en momentos difíciles, por las fuertes deudas heredadas, las que se realizaron con mucha inteligencia y buenos resultados.

Sobre las críticas por ser parte de un grupo de “poblanos”, contestó que no provienen de “otro planeta”, sino son mexicanos, como los regiomontanos o jaliciences, con libertad de tránsito para moverse y trabajar, como él hizo al llegar a Quintana Roo hace 23 años, fundando negocios y sirviendo al estado.

También negó ser el candidato del gobernador, pues dijo ser un ciudadano, inscrito de manera externa al PRD pues ellos tienen una apertura hacia la ciudadanía, y adelantó que buscará llegar a la comisión de Hacienda o Cuenta Pública, y buscar bajar el máximo de recursos posibles para el estado.

“A los legisladores se les olvida que deben trabajar con los ciudadanos, no con los partidos”, destacó.

Vergara Fernández, empresario con ingresos millonarios, señaló que nadie le ha regalado nada, pues viene de una cultura de trabajo y preparación, aconstumbrado a venir de menos “y trabajar arduamente para llevar alimento a la mesa de mi familia”.

También mencionó que de ganar el III Distrito regresará mensualmente para convivir y escuchar a la población.

«Voy a tener un convivio con la gente», prometió.

Recordó que para la precampaña hay un presupuesto autorizado de 240 mil pesos. De ser elegido por el PRD, realizará una campaña austera y sencilla, de puerta en puerta.