LPQR
El diputado federal, Mario Machuca Sánchez, exhorta a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y al Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), para que impulsen acciones, fomente y protejan las obras de los artesanos indígenas, además propone un punto de acuerdo a la LXIII Legislatura, en base a los artículos 55, fracción II y 58 del reglamento para el gobierno interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos.
Recalcó que los artesanos necesitan conocer los programas con lo que cuenta el gobierno de México, tales como; derecho de propiedad intelectual de autor, marcas y patentes, para que eviten el plagio de sus obras, asimismo sus creaciones y diseños, forman parte del patrimonio cultural por lo tanto requieren mayor apoyo, ya que son víctimas de la imitación y apropiación indebida, además de que existe el vacío legal de una protección jurídica que impida que usen sus diseños o realicen algún tipo de explotación ilícita.
Mario Machuca, explicó que hace algunos años existe como tendencia el  “estilo étnico” y ahora las prendas de ropa que comercializan diversas marcas de talla internacional y nacional, tales como Mango, Intropia, la diseñadora francesa Isabel Marant y hasta la empresa Nestle, se han robado los diseños de los artesanos indígenas mexicanos, los cuales no reciben ningún tipo de remuneración a pesar de que son sus creaciones.
Dijo que los artesanos mexicanos a lo largo del tiempo han creado piezas con diseños inigualables, utilizando recursos naturales de su región, cada pieza manifiesta la diversidad cultural de la sociedad, convirtiéndose en expresiones culturales tradicionales invaluables y de gran representatividad, por ello no debe perderse esta tradición que da identidad a cada región, para lo cual es necesario defenderla y protegerla, siendo algo impostergable.
Cabe destacar que México ocupa el tercer lugar a nivel mundial de actividad artesanal, 12 millones de mexicanos pertenecen a ese sector y aportan el 2.8 por ciento al PIB nacional que significa alrededor de 450 mil millones de pesos, de estos el 20 por ciento es artesanía tradicional es decir 1 millón 300 personas de las cuales el 70 por ciento son mujeres de acuerdo a datos del Fonart, que además deben de buscar otra clase de empleo ya que sus bordados y diseños, no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas, lo que deja en claro que las mujeres indígenas artesanas se encuentran desprotegidas por el marco jurídico.
Zona de los archivos