MANDA EL OBISPO “¡A VOLAR!» A LOS DELINCUENTES// Considera urgente crear un frente gobierno y sociedad para que la entidad recupere la paz, en esta situación emergente.

0
424

LPQR

 

El Obispo de Quintana Roo, Pedro Pablo Elizondo, se pronunció por crear una estrategia que “mande a volar de una vez por todas, a aquellos se afectan la paz y la tranquilidad de las familias en la entidad”.

La inseguridad y la violencia, dijo, se pueden revertir si cada una de las autoridades, gobernador, presidentes municipales, policías, jueces, “todos hacen su trabajo para que la gente recupere la tranquilidad que durante años ha ofrecido este paraíso”.

Al ser entrevistado, el obispo de la prelatura Cancún-Chetumal mencionó que la llamada del evangelio es que no se debe tener miedo y tener confianza en uno mismo para vivir en paz por lo que deberá depositarse toda la confianza en las instituciones encargadas de velar por el orden, la paz y la seguridad.

Mencionó que las autoridades deben cumplir a cabalidad con su trabajo que les fue encomendado, para no defraudar a la ciudadanía y asegurar esa paz; pero señaló que todos deben poner de su parte.
Monseñor Elizondo Cárdenas dijo confió que en que el estado podrá recuperar la tranquilidad “pero para esa estabilidad, las autoridades tienen que asumir su responsabilidad y no defraudar a la comunidad, la cual tiene que participar más, y no sólo echarle la culpa al gobierno”.

Consideró que lo que se debe hacer es que el presidente o el gobernador, que son los líderes y que tienen el poder y los medios para convocar, reúnan a todos, empresarios, la Policía, expresidentes municipales y gente de buena voluntad, para que se dé una lluvia de ideas y se diga lo que hay qué hacer para revertir la situación, porque es algo que no puede quedar en manos de una sola persona, sino unirse todos y hacer un plan estratégico.

El líder de la Iglesia católica estatal lamentó que hoy  se vive una situación emergente, por ello es que es necesario que los distintos actores de la comunidad se reúnan, pues siempre seremos más los buenos que los que optan por el mal.