Playa del Carmen.- Peritos de la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, Policía Federal, Fiscalía General del Estado y Protección Civil revisaron hoy la embarcación de Barcos Caribe que ayer estalló, en la banda sur del muelle fiscal, que permanecerá cerrado hasta nuevo aviso.

Jesús Vega Arriaga, director general del grupo Navega, concesionario del espacio, indicó que habló con mandos de la Secretaría de Defensa Nacional y la Marina, quienes le indicaron que nadie podrá ingresar a esa parte del muelle hasta que terminen las investigaciones, sin fecha estimada.

Por esta situación, Barcos Caribe tendrá que pagar por el cierre de la zona, lo que el concesionario aseguró no es un problema, porque cuentan con un seguro.

Las operaciones regresaron a la normalidad, pues tanto Barcos Caribe como Ultramar usan la otra banda, en horarios ajustados, sin que esto genere conflicto.

El empresario indicó que la situación es “un llamado de atención” para que cuidemos al destino, pero negó que esto pueda perjudicar al estado, pues es similar a que “un avión se incendie en un aeropuerto, es algo que no se puede controlar”.

Vega Arriaga ya fue entrevistado por la prensa de Estados Unidos y les aseguró que el muelle es un lugar muy seguro.

Esta mañana, los últimos pasajeros que permanecían hospitalizados fueron dados de alta, quedando únicamente un trabajador de Barcos Caribe, en observación, aunque no grave.

Vía telefónica, una persona que dijo ser representante de Barcos Caribe, pero que pidió que no se colocara su nombre, mencionó que no se han desatendido de la situación y reiteró que la embarcación se encontraba en perfectas condiciones.

Aunque sus operaciones fueron reanudadas, sus oficinas centrales en Cozumel permanecieron cerradas todo el día.