LÍNEA DE INVESTIGACIÓN, EXPEDIENTE «BARCOS DEL CARIBE»// Zona Crítica, Rafael Martínez Cristo

0
1639

Por Rafael Martínez Cristo

Ante la incertidumbre que prevalece en torno a la explosión en un ferry de Barcos del Caribe, al atracar en el muelle fiscal de Playa del Carmen el pasado 21 de febrero, bien valdría la pena que las autoridades aclaren, punto por punto, sobre el artefacto que presuntamente encontraron en el mar y que hicieron estallar en las instalaciones de la Marina, en Cozumel, apenas dos días antes.

Este esclarecimiento sería toral, pues ahí pudiera estár la punta de la madeja y probablemente la respuesta a las investigaciones que darían como fallo la realización de un atentado, de una explosión intencional.

Descartada ya la versión de Apiqroo (misma paraestatal que permitió el estallido en la Marina el 19 de febrero) de una explosión por fallas mecánicas, debido a que la embarcación zarpó de Playa del Carmen a Puerto Morelos (donde hoy se encuentra) con la propulsión de sus motores, alimenta el sospechosismo y obliga a pensar en la posibilidad de que se trató de un asunto intencional.

De ahí que surgen las incógnitas:

¿Quién y cómo encontró el artefacto del 19 de febrero?

¿Le dieron aviso o fue circunstancial el hallazgo?

¿Por qué lo hicieron detonar y no lo desactivaron?

¿Por qué Apiqroo se adelantó a informar que se trató de una falla mecánica lo ocurrido el 21 de febrero?

Y principalmente ¿tiene alguna relación el estallido provocado en Cozumel con la explosión de Playa del Carmen?

En caso afirmativo, entonces se trató de una explosión intencional ¿Por qué contra Barcos del Caribe? ¿Por qué contra la empresa vinculada al ex gobernador Roberto Borge? ¿Quién o quiénes estarían detrás?

Finalmente ¿Por qué suspendieron la operación de la naviera Barcos del Caribe, argumentando que no tenía los papeles en regla, cuando todos sus documentos están en orden?

Ese día (19 de febrero) los medios dieron fe del estallido permitido en Cozumel con la siguiente información:

Elementos de la Armada de México hicieron explotar un artefacto que fue hallado en el mar, dentro de las instalaciones de la marina Cozumel.

Un video que circuló en las redes sociales, captó el momento en que ocurrió la detonación, de forma controlada y en presencia de marinos.

La zona se encuentra restringida para los medios de comunicación, por lo que hubo hermetismo sobre la situación.

Sin embargo, Alicia Ricalde Magaña, directora de la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) informó que se trató de un objeto hallado en el mar, mismo que fue detonado de forma controlada, sin daños o heridos.

Ese día, todo quedó en eso, sólo en eso, y no pasó a más. Pero dos días después se vino la sorpresiva explosión en Playa del Carmen de un ferry procedente de Cozumel, que arrojó como saldo 24 personas lesionadas.

El escándalo rebasó fronteras, dado que entre los heridos había cinco estadounidenses, por lo que hoy interviene el FBI en las investigaciones.

Cuestionada al respecto por LA PÁGINA QR, la directora de Apiqroo rechazó tajante que tengan alguna relación un explosivo con el otro, sin fundamentar su negativa.

Dio a conocer que el hallazgo del artefacto en el mar no fue en el fondo, sino que éste se encontraba en la superficie.

Dijo conocer el nombre de la persona que encontró dicho artefacto, el cual no recordó en el momento, pero se comprometió a informarlo a este medio, cosa que hasta ahora no cumplió.

Aseguró que no tiene mayores datos de las investigaciones, ya que éstas las realiza la PGR, la Marina y el FBI.

Hasta ahora la información sobre los hechos ocurridos en Playa del Carmen el 21 de febrero se mantiene hermética; sin embargo, lo suscitado dos días antes forzosamente debe estar dentro de la línea de investigación.

Cierto es que la paz y la seguridad de los visitantes son indispensables para la buena imagen que vende Quintana Roo al exterior y que son vitales para la actividad motora de la economía y el empleo; pero el pleno esclarecimiento de estos hechos,  sin duda también forman parte de esa misma seguridad que tanto se alardea y que en realidad no existe.

La impunidad genera más violencia y eso es lo que ahuyenta al turista.