LPQR

En operativos permanentes en discotecas y centros nocturnos de Cancún, la Dirección de Fiscalización Municipal impidió ese fin de semana la entrada a por lo menos dos  mil menores de edad, a fin de impedir abusos y la ingesta de bebidas embriagantes para estas personas en plena adolescencia.

La vida nocturna de Cancún es uno de los atractivos de este destino turístico tanto para extranjeros como locales que, sin importar si cuentan con la edad requerida para ingresar a los antros, lo intentan, de ahí que la dirección de Fiscalización haya impedido el acceso a 97 mil menores durante 2017.

Eduardo Mariscal de la Selva, director de Fiscalización, detalló que el viernes evitaron la entrada de 780 menores a bares, mientras que el sábado fueron más de mil 200 los adolescentes rechazados, en un operativo en el que participó además la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris), Protección Civil, Comercio en Vía Pública, visores ciudadanos y locales participantes.

“Son menores que querían entrar a distintos lugares de la zona hotelera y centro, bares y centros nocturnos, donde además del consumo de alcohol, pueden ser el punto de inicio para otros vicios”, indicó el funcionario.

Importante en estos operativos son los visores ciudadanos y la iniciativa privada, que con estos operativos buscan evitar algún acto administrativo por parte de la autoridad.

“El operativo se seguriá haciendo; durante el springbreak, Semana Santa y temporada alta”, adelantó Mariscal de la Selva.