Exigió el síndico municipal que se investiguen los presuntos desvíos de recursos destinados para la construcción del Palacio Municipal, por parte de las administraciones de Filiberto Martínez Méndez y Mauricio Góngora Escalante.

En sesión de Cabildo, Juan Carlos Beristain Navarrete leyó un documento en el que cuestionó a la administración actual, pues tienen información sobre la solicitud de los préstamos para esta obra, sin realizar ninguna investigación al respecto.

Recordó que durante la administración de Martínez Méndez, él fungía como regidor y la actual presidenta municipal con licencia, Cristina Torres Gómez, era secretaria general, por lo que a ellos les tocó vivir el proceso desde su inicio.

Hizo referencia a notas periodísticas donde se afirma que la administración de Martínez Méndez solicitó empréstitos por hasta 817 millones de pesos. Parte de este dinero llegó en ese trienio y el resto durante el gobierno de Góngora Escalante.

Pese a contar con estos recursos, “ninguna administración dio pago alguno a los constructores de la obra, heredando una deuda de 50 millones de pesos a las autoridades actuales, lo que ha causado el quebranto económico en Solidaridad”, aseveró, pasivo que no debiera existir.

También rescató unas declaraciones de Torres Gómez, en donde señaló haber sostenido acercamientos con estas empresas constructoras para acordar un pago, lo que significa que sabía de este adeudo improcedente.

Por su parte, William Conrado, ex director de Desarrollo Urbano, declaró que, de esos préstamos, únicamente se cubrió un pago de 45 millones de pesos.

Beristain Navarrete solicitó a la presidenta Samaria Angulo Sala la creación de una comisión que aclare dónde quedó este dinero solicitado a partir de una profunda auditoría, pues de lo contrario se caería en complicidad por ocultamiento.

La alcaldesa dijo que respondería de la misma manera en que se había hecho llegar esta petición: por escrito.