ESTALLA LA POLICÍA CONTRA GOBIERNO DE CRISTI// La llaman «mentirosa» por prometer e informar apoyos falsos

0
475

 

LPQR

PLAYA DEL CARMEN.- Los agentes de Seguridad Pública de Solidaridad estallaron esta mañana contra el gobierno municipal de Cristina Torres por el abandono en que mantiene a la corporación desde su llegada hace ya 14 meses y al trato inequitativo que prevalece en la remuneración de los uniformados.

“Este trato inició con la entrada de este gobierno municipal, ya que en el anterior de Mauricio Góngora se preocupó más por los agentes, por sus unidades, por su equipo y por sus salarios con prestaciones, lo cual ya no existe”, condenaron los manifestantes.

Afirmaron que hoy como nunca se ha destapado la inseguridad en este municipio y los agentes policíacos estamos “totalmente desprotegidos, en la indefensión, sin poder luchar contra delincuentes que más bien parecen protegidos”, revelaron.

Señalaron que el malestar dentro de la policía se ha mantenido desde la entrada de Cristina Gómez a la alcaldía, pero que la gota que derramó el vaso fue que ahora se dio preferencias hacia ciertos elementos a la hora del pago de bonos.

Afirmaron que son grandes cantidades las que se diferencian entre unos y otros, y señalaron que “casualmente los que más dinero recibieron son los que menos lucha han hecho contra en hampa, especialmente contra los que operan en la Quinta Avenida”.

Más tarde llegó al lugar la presidenta municipal con un discurso opuesto a lo declarado por la policía, en el sentido de que “en el gobierno anterior fueron maltratados y estamos trabando de recomponer lo ocurrido”, lo cual fue desmentido nuevamente, ahí mismo, por los agentes de Seguridad Pública.

Calificaron de “mentirosa” a la presidenta municipal, pues “otra vez va a salir con sus inventos, como aquel aumento del 30 por ciento que dio a conocer en su primer informe y que nunca fue cierto, nunca lo dio”.

El municipio de Solidaridad se quedó durante varias horas sin la vigilancia de la policía, producto de esta movilización, siendo que es hoy el segundo más peligroso en la Península de Yucatán, sólo por debajo de Benito Juárez.