Estos son los resultados ofrecidos, afirmó el Presidente municipal, Remberto Estrada Barba, al acudir a la SM 91 para hacer entrega de la cancha de pasto sintético, con lo que se cumple la meta de diez instalaciones de este tipo.

En esta cancha entregada se invirtieron más de 4.3 millones de pesos para el beneficio de cinco mil vecinos de la SM 91, y muchos más usuarios quienes podrán hacer uso de este local.

El Primer edil anunció que en los próximos días se completará también la meta de once domos deportivos, ya que la promoción del deporte y de una forma de vida sana requiere de espacios adecuados, que puedan usarse incluso en la noche, porque muchos de los usuarios trabajan o estudian, y lo importante es que tengan donde practicar y competir.

“Atendiendo la salud física con el deporte ayudamos a la salud emocional. Con estas actividades la gente mejora sus hábitos, se interesa más por estar en condiciones de practicar el deporte, se motiva, los jóvenes se alejan de los vicios”, dijo.

Remberto Estrada destacó que, al hacer entrega de las canchas, los domos, los espacios recuperados, los gimnasios al aire libre, se ha llamado a la gente para que ayuden a la conservación de esos lugares, para que sean utilizados para fines positivos y para el bienestar de las familias. Por ello, solicitó a los vecinos de la zona que se comprometan a cuidar esta cancha, para que se mantenga en buen estado, evitando daños o mal uso de la misma.

Además, reiteró a los presentes la importancia del deporte en la prevención de padecimientos como la obesidad y el sobrepeso, y otras más de consecuencias graves. “Es momento que cuidemos el peso, que mejoremos la forma de alimentarnos”.

En otro orden de ideas, mencionó los trabajos en el centro de la ciudad con el programa Yaakun Cancún, para recuperar esa importante zona para incrementar el flujo de visitantes, con lo que los pequeños negocios volverán a tener auge, y eso beneficia a todos. Asimismo, resaltó que el centro debe ser motivo de orgullo, para invitar a los visitantes a recorrerlo y disfrutar de las muchas cosas buenas que tiene, como un punto de convivencia de los cancunenses y los que vienen de fuera.

“Aquí estamos, pues, cumpliendo. Felicidades, y no pararemos, hay que seguir trabajando”, concluyó.