La temporada turística de verano arrancó oficialmente al registrarse el pasado fin de semana una ocupación hotelera cercano al 90 por ciento en operaciones, en la zona de playas de Cancún, por lo cual, la autoridades echaron a andar el operativo especial de seguridad para los paseantes este destino, en las carreteras y el aeropuerto internacional.

De acuerdo a la Sedetur, en esta temporada se espera el arribo masivo de visitantes de origen nacional, que emparejará al número de visitantes procedentes de Norteamérica.

El aforo vehicular en las carreteras de Mérida y Tulum se ha incrementado notablemente, asi como el arribo de visitantes vía aérea y en la central de autobuses, por lo que se ha desplegado un dispositivo de seguridad especial en esos puntos.

Asimismo, los 17 balnearios públicos que ofrece el destino, incluyendo Playa del Niño, se reforzarán con personal de guardavidas en las horas de mayor afluencia de bañistas tanto locales como nacionales, así como se mantendrá una presencia constante de vigilancia de las distintas corporaciones de seguridad a fin de mantener el orden y la seguridad en la zona.

En el flujo turístico que se espera para la temporada activará todos los destinos turísticos de la región que contienen más de 101 mil cuartos hoteleros que operan mayormente en el norte del estado, pero se estará activando también una oferta hotelera adicional que se ha venido sumando al destino y que corresponde a los cuartos de habitación que operan con servicio de hospedaje y que también estarán prácticamente llenos en la temporada.

Son habitaciones que se ofrecen a través de plataformas digitales en residencias, villas, casas habitacionales, edificios y hasta embarcaciones y palapas que se activan en estas temporadas con un consumo nacional e internacional en la nueva tendencia de viaje que se está dando en todo el mundo.

Las acciones de limpieza también se reforzarán en la temporada para evitar que se tenga una mala imagen turística que pueda incidir en la ocupación para las siguientes temporadas.

De acuerdo al marcador en ocupación, los destinos del Caribe mexicano serán los que alcancen la mayor operación, aunque ello no significa que se logre igualar los números que se registraron el año anterior, pues diversos sectores turísticos reportan un descenso significativo este año en mercados como el estadounidense.